meta sudans
ROMA ARCAICA

META SUDANS

La Meta Sudans fue una fuente monumental, la más grandiosa de la Antigua Roma.

Su construcción, iniciada por Tito (emperador entre 79-81 d.C.), fue concluida por su sucesor y hermano Domiciano, emperador hasta el 96 d.C.

Sustituyó a otra grandiosa fuente (de 5 m. de diámetro y 9 m. de altura) de época de Augusto, que resultó arrasada por el gran incendio de Roma, en 64 d.C. Ésta marcaba el punto (donde hubo un terminus, o mojón) en el que convergían cinco de los 14 distritos (regio) en que Augusto, en 7 a.C., dividió la ciudad:

 

  • I (Porta Capena).
  • II (Caelimontium).
  • III (Isis y Serapis).
  • IV (Templo de la Paz).
  • X (Palatium).

 

Se encontraba junto a donde estuviera la colosal estatua de Nerón (por ella, el “Anfiteatro Flavio” pasó a ser conocido como Coliseo): justo entre el coetáneo Coliseo (concluido en el año 80) y el posterior Arco de Constantino (edificado dos siglos después, en el año 315).

 

Recreación Meta Sudans

 

Además, marcaba un punto esencial en la vía Triunphalis. Allí era donde los desfiles triunfales, que bordeaban el Palatino procedentes del Campo de Marte, giraban hacia la via Sacra para acceder al Foro y llegar a su destino: el templo de Júpiter Capitolino.

Consistía en una imponente estructura central cónica (5 m. de diámetro en la base y 3 m. en la cúspide) que se elevaba a más de 17 m. de altura. Estaba realizada en hormigón y ladrillo, y recubierta exteriormente con mármol blanco poroso. Su base disponía de 6 nichos conteniendo otras tantas estatuas de bronce que la decoraban, posiblemente de diosas, o de ninfas.

Esta estructura se erigía desde el centro de un estanque circular de 16 m. de diámetro y 1’4 m. de profundidad. El agua, que se canalizaba por el interior cónico, rebosaba al alcanzar la cúspide, rematada con una esfera de bronce. De ahí descendía por la piedra porosa hasta el estanque circular inferior. Y, en su fluir, causaba un efecto brillante y “sudoroso” que, por su innovación, impresionó a los contemporáneos.

 

meta sudans

 

Se denominó Meta Sudans por su semejanza con los metae: los pilares cónicos que señalaban cada uno de los dos extremos de la spina central en los circos romanos. Y por esa manera de rezumar (“sudar”) el agua por la piedra porosa.

Lo más probable es que estuviese alimentada por el acueducto Anio Novus, aprovechando las conducciones que anteriormente abastecían la preexistente Domus Áurea de Nerón.

En aquellos tiempos, su presencia junto al Coliseo estaba más que justificada, pues allí era donde se refrescaban los miles de asistentes a los espectáculos que en él se celebraban.

También la tradición recoge que allí se refrescaban los gladiadores antes de los combates. Y a donde retornaban posteriormente, tras los espectáculos, también para asearse y agradecer a las “deidades” de la fuente la fortuna por haberse salvado.

 

 

La fuente fue restaurada por Constantino al construir su famoso arco (en 315). Entonces construyó también un muro adicional de mármol a su alrededor, de 25 m. de diámetro, con soportales en los que colocó diversas estatuas.

Séneca la menciona en su Epístola LVI, escrita a su amigo Lucilo en el año 65. En ella refiere que vivía en las proximidades, cerca de donde ahora está el Arco de Constantino. Y se quejaba de que se había familiarizado con unos cuantos ruidos: el de las carretas del tráfico callejero, y los de ciertos vecinos: un fabricante, un afilador de sierras y un vendedor de gaitas y flautas que ponía su tenderete junto a la Meta Sudans y se pasaba el día tocando sus instrumentos y cantando a grito pelado.

Sin embargo, apenas hay testimonios de sus detalles constructivos y de las reformas posteriores. No obstante, en las monedas acuñadas por Tito para conmemorar la inauguración del Coliseo, aparece junto a éste: en el reverso de un sextercio pueden apreciarse los nichos de su base y el elemento floral en la punta del cono.

 

 

En el año 537 los ostrogodos asediaron Roma, destruyendo los acueductos que la abastecían. Y desde entonces la Meta Sudans no volvió a funcionar.

Pese a ello, en el siglo XVI aún se conservaba en buen estado. Sin embargo, en el siglo XIX ya se encontraba prácticamente en ruinas: los grabados, pinturas y fotografías de la época tan sólo aparece la estructura interna de ladrillo, sin adorno exterior alguno.

 

meta sudans

 

En la fotografía superior puede apreciarse el aspecto que aún mantenía en 1858, cuyo cono central alcanzaba entonces los 9 m. de altura. Pero, lamentablemente, Mussolini ordenó su demolición entre 1933 y 1936 para la construcción de la via de los Foros Imperiales y los viales que circundan el Coliseo. Al parecer, la Meta Sudans impedía los desfiles fascistas que habían de marchar bajo el Arco de Constantino. Y los escasos vestigios que se dejaron de su presencia quedaron sepultados bajo las construcciones viarias.

No obstante,  en la década de los 80 del pasado siglo se realizaron excavaciones en la zona. Se hallaron restos de los pórticos que rodearon el lago de la famosa Domus Áurea (luego drenado para la construcción del Coliseo). Sus estructuras pueden apreciarse hoy en torno al lugar. Junto a ellos, se localizaron también los cimientos de la Meta Sudans.

 

meta sudans

 

Su antiguo emplazamiento se ha señalizado con una plataforma circular de mármol travertino construida al efecto. Y así es como puede verse hoy en día, como testimonio de la imponente presencia que tuvo en su momento.

 

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: María Méndez Benítez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad