dióscuros
ROMA ARCAICA

DIOSCUROS

Según la leyenda romana, los Dioscuros eran dos guerreros misteriosos, de majestuosa belleza, que ayudaron al bando romano en la guerra que libraban contra los latinos. Se cuenta que un día, cuando abrevaban sus caballos en la fuente Iuturna, en pleno Foro romano, coincidieron con Lucio Domicio, un labrador que regresaba del campo. Le ordenaron anunciar al Senado y al pueblo la victoria en la cruenta batalla del lago Regilo (499 ó 496 a.C.), de la que aún no se sabía nada seguro.

Para convencer a Lucio de su “divinidad” le acariciaron las mejillas hasta volver el negro pelo de su barba de un color rubio semejante al bronce. Este rasgo lo conservó Lucio al igual que sus descendientes, que desde entonces fueron conocidos como Ahenobarbos o Enobarbo. Éstos eran ascendientes del futuro emperador Nerón, de quien Suetonio llegó a decir que, si se apartó de las virtudes de los suyos, reprodujo, sin embargo, los vicios de todos. Incluso Lucio Craso dijo de él que no era de extrañar que tuviera la barba de bronce, puesto que su boca era de hierro y su corazón de plomo.

El pueblo romano vio claramente en ellos a los gemelos Cástor y Pólux, héroes griegos que asimilaron, desde entonces, como protectores de Roma. En su honor levantaron un templo en el Foro y otro en el antiguo Circo Flaminio. De este último proceden las colosales estatuas de piedra que, junto a sus caballos, actualmente custodian el tramo final de las escaleras «Cordonata» que dan acceso a la plaza del Campidoglio.

 

dióscuros

 

También es posible admirar a los Dioscuros en la plaza del Quirinal. Sus estatuas ornamentan, junto con el obelisco Quirinal, la fuente central de la plaza, también conocida como Monte Cavallo por la imponente presencia de los corceles que los acompañan. Estas estatuas, de más de 5 metros de altura, son las que un día resplandecieron en las antiguas Termas de Constantino

dióscuros

 

MITOLOGÍA GRIEGA DE LOS DIOSCUROS

En la mitología griega fueron conocidos como Tindáridas, por ser hijos de Tindaro, rey de Esparta (hermano de Ícaro) y de Leda. Eran hermanos a su vez, por tanto, de Clitemnestra (quien sería esposa de Agamenón, rey de Micenas) y de Helena (la que tras casarse con Menelao y huir con el príncipe Paris se convertiría en la famosa Helena de Troya). No obstante, en alguna ocasión también son nombrados Ebálidas, por su abuelo paterno Ebalo, padre de Tindaro.

La mitología refiere que el todopoderoso dios Zeus (rey de los dioses y de los hombres) se encaprichó de Leda. Para seducirla, se metamorfoseó en cisne. Leda, no pudiendo resistirse a semejantes encantos anseriformes, quedó encinta. Así, nacidos al mismo tiempo, se consideraron en la antigüedad “los gemelos” por antonomasia, símbolos del amor fraternal. Los renombraron como Dioscuros (del griego Diòs koûroi = hijos de Zeus). No obstante, aunque ambos fueron concebidos la misma noche, la naturaleza hizo que Cástor lo fuese de su marital unión con Tindaro, y Pólux de la mantenida con Zeus. Ello hizo que uno de ellos disfrutara de condición divina (Pólux), mientras el otro (Cástor) se hallara sujeto al destino de los mortales.

La leyenda recoge que Cástor era tenido por caballero, excelente jinete y hábil en esgrima, y Pólux destacaba por sus cualidades boxísticas. De jóvenes lucharon contra los piratas y participaron en multitud de cacerías y combates.

También formaron parte en la expedición que los Argonautas realizaron en busca del vellocino de oro. En el transcurso del viaje llegaron a fundar ciudades (Dioscurias, en la costa oriental del Ponto Euxino), y rescataron a la tripulación en varias ocasiones. Se decía que el mismo dios Poseidón les dio el poder de rescatar a los marineros que naufragaban en el mar. También les regaló dos caballos blancos, con los que a menudo aparecen representados. Por ello los consideraron protectores de los navegantes.

También se identificaron con el fenómeno conocido como “fuego de San Telmo”. Es una especie de resplandor de color blanco azulado, a veces de aspecto similar al del fuego. Se produce durante las tormentas eléctricas en estructuras elevadas, generalmente en lo alto de las arboladuras de los navíos.

Pero la rivalidad amorosa que los enfrentó a sus primos, Idas y Linceo, prometidos a las hijas de Leucipo, príncipe de Mesenia, causó su perdición. Tras raptar a ambas novias, Pólux se casó con Febe, y Cástor con Hilera. En venganza, los prometidos de éstas resolvieron matarlos. Cástor resultó muerto, y Pólux, que era inmortal, no queriendo separarse de su hermano, invocó a Zeus para alternarse en el cielo con él. Zeus, tras tratar con Hades (dios de la morada de los muertos), accedió. Resolvió que ambos pasarían juntos seis meses en el inframundo y otros seis en el Olimpo.

Pero finalmente Poseidón, que sentía gran aprecio hacia ellos desde su viaje con los Argonautas, decidió colocarlos, inseparables, para protección de los marineros, entre los astros, en la constelación que desde entonces conocemos como Géminis (o de los Gemelos). Conforman realmente dos constelaciones, una de las cuales desaparece cuando nace la otra, de manera que jamás se encuentran juntas sobre el horizonte.

*Géminis es visible en ambos hemisferios: en el hemisferio Norte es visible en invierno y primavera, y, al igual que otras muchas constelaciones, aparece boca abajo en el hemisferio Sur.

 

 

El mundo griego también los honró como divinidades protectoras de la juventud y de los deportes, hasta el punto de que presidían los Juegos Olímpicos.

La iconografía representa a los Dioscuros como dos jóvenes bien formados. A veces aparece cubierta su cabeza con un singular gorro frigio, blandiendo sendas lanzas. Usualmente se muestran junto a dos lustrosos corceles blancos, o montados sobre ellos. El blanco es un color privilegiado en toda su historia, partiendo del pulcro color del cisne, el ave que los hiciera hermanos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: María Méndez Benítez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad