• LAS ERINIAS

    LAS ERINIAS

    En la mitología clásica griega, las Erinias (Erinyes) eran divinidades ctónicas relacionadas con el mundo subterráneo, anteriores a Zeus y a los dioses del Olimpo. Se las tenía por divinidades infernales, hijas de la Noche (Nyx) y de Cronos. Al parecer surgieron de la sangre que brotó de Urano cuando su propio hijo Cronos lo castró: la primera gran injusticia cometida desde la Creación. La sangre de Urano fue a parar a Gaya, la Madre Tierra (Gea), fecundándola y haciéndole engendrar a las dos últimas razas pre-Olímpicas: los Gigantes y las Erinias. Habitaban en el Érebo, la región subterránea en la que reinan las tinieblas y moran los muertos. Aunque…

  • FUENTE CAMENAS

    FUENTE DE LAS CAMENAS

    La Fuente de las Camenas (Fons Camenorum) era el manantial sagrado al que diariamente acudían las Vírgenes Vestales a recoger agua para la celebración de sus ritos. Aunque se ignora su concreta localización, consta que se hallaba al Sur del monte Celio, rodeada de una frondosa arboleda de álamos negros (Lucus Camenae), por fuera de la antigua Puerta Capena. El bosque  había sido consagrado por el segundo rey de Roma, Numa Pompilio (reinó del 714-674 a.C.) a las ninfas de las fuentes, las Camenas. En él residían en continua primavera, y allí también tenían un templo a ellas dedicado: era el Templum Camenae, donde hoy se asienta la actual iglesia,…

  • dióscuros

    DIOSCUROS

    Según la leyenda romana, los Dioscuros eran dos guerreros misteriosos, de majestuosa belleza, que ayudaron al bando romano en la guerra que libraban contra los latinos. Se cuenta que un día, cuando abrevaban sus caballos en la fuente Iuturna, en pleno Foro romano, coincidieron con Lucio Domicio, un labrador que regresaba del campo. Le ordenaron anunciar al Senado y al pueblo la victoria en la cruenta batalla del lago Regilo (499 ó 496 a.C.), de la que aún no se sabía nada seguro. Para convencer a Lucio de su “divinidad” le acariciaron las mejillas hasta volver el negro pelo de su barba de un color rubio semejante al bronce. Este rasgo…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad