• SAN JUAN BAUTISTA

    SAN JUAN BAUTISTA

    Poco se sabe de la vida de San Juan el Bautista. Según los evangelios, fue el elegido por Dios para preparar la llegada de Jesucristo. De ahí que sea conocido como “el Precursor”. Fue el arcángel San Gabriel quien anunció a su padre, Zacarías (sacerdote judío) su venida al mundo: tendría un hijo, al que llamaría Juan, que había de allanar el camino del Señor. Un nombre, Juan, que proviene del hebrero “Yôḥānnān” y que significa “Dios es misericordioso”, o “Dios está a mi favor”. Zacarías quedó incrédulo por su ancianidad y por la esterilidad de su esposa (Isabel, prima hermana de la Virgen María). Al dudar de la palabra…

  • SAN VALENTÍN

    SAN VALENTÍN

    Junto a San Cirilo, San Metodio y San Zenón, la Iglesia Católica también dedica el día 14 de febrero a San Valentín, mártir en la vía Flaminia. El nombre proviene del latín valens (fuerte, vigoroso). De él derivó en Valente, hoy en desuso, y de ahí su gentilicio Valentinus, que daría lugar al definitivo Valentín (y su femenino, Valentina). La existencia y culto antiguo a San Valentín son evidentes. Sin embargo, la mayoría de noticias que de él nos han llegado proceden de actas apócrifas (de dudosa autenticidad). Escritas o recopiladas siglos atrás, son ambiguas, y entremezclan datos, nombres y fechas.  No obstante, en la iglesia católica aparecen tres mártires…

  • SAN EUSTAQUIO

    SAN EUSTAQUIO

    La historia de San Eustaquio tiene lugar en tiempos del emperador Trajano (98-117). Cuenta la tradición que, durante una cacería por las montañas de Mentorella, sobre Tívoli, el centurión romano Plácidus acosaba y perseguía a una manada de ciervos cuando, de improviso, uno se volvió hacia él; entre su cornamenta llevaba un crucifijo y una fulgurante luz iluminaba sus astas, y oyó una voz que le decía: «Plácido ¿por qué me persigues? Vas a sufrir mucho por causa de Cristo». Convertido al cristianismo, y bautizado, tomó el nombre de Eustachio (Eustaquio). La leyenda refiere que, poco después de su conversión, una peste y otra serie de infortunios hicieron que Eustaquio…

  • Santa Martina

    SANTA MARTINA

    Martina significa mujer unida a Marte. Esto es, “guerrera”. Santa Martina fue una doncella de una ilustre familia romana que perdió a sus padres siendo aún muy joven. Se hizo cristiana y, por su solidaridad, empleó su abundante riqueza en ayudar a los pobres. Arrestada por su abierta fe, la llevaron ante el emperador Alejandro Severo. Éste, pese a ser tolerante con el cristianismo, la obligó a postrarse ante el dios pagano Apolo y a ofrecerle sacrificios. Martina se negó, y el emperador ordenó azotarla y rasgarle los párpados con unos garfios de hierro. Ella persistía en su actitud y rogaba a Dios por quienes la torturaban. Los torturadores sentían…

  • San Lucas

    SAN LUCAS

    Del latín «luce«(luz), Lucas significa «portador de luz”. Algunos han apuntado que su nombre quizá fuese una abreviatura de Lucano, o Lucio, y le suponen un liberto entregado al estudio. Aunque se ignoran los detalles concretos de su biografía, la tradición considera a San Lucas natural de Antioquía (Siria) y médico de profesión. Es uno de los cuatro Evangelistas, el único del Nuevo Testamento que no es israelita. Se le atribuye la autoría del III Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles. Estas obras en realidad conforman un mismo texto, datado alrededor del año 70 d.C. Su prosa revela una elevada formación académica, con un estilo puro, sobrio y…

  • Cárcel Mamertina

    LA CÁRCEL MAMERTINA

    La cárcel Mamertina era una prisión (carcer) ubicada en el Foro Romano. Está situada en la ladera Noreste del monte Capitolino, sobre una antigua cisterna etrusca, con acceso a la Cloaca Máxima. Es una cámara abovedada de techo bajo, de unos 2 m. de alto (antes 3,5 metros). La planta es circular, con un diámetro de 7 metros.     Originalmente (principios del siglo X y IX a.C., en plena Edad de Hierro) fue recavada usando una serie de túneles (lautumiae) de las canteras de arcilla que ya existían en el vientre de la colina, donde más tarde se conformó esta sala como una cisterna en el suelo del segundo…

  • Santa Bibiana

    SANTA BIBIANA

    Las actas refieren que sobre el año 361, en tiempos de Juliano el Apóstata (361-363), vivían en Roma el Prefecto Flaviano, con su mujer Dafrosa y sus hijas Demetria y Bibiana (Santa Bibiana). Eran cristianos y hacían numerosas obras de caridad. Entre ellas, por las noches recogían los cadáveres de los mártires y los enterraban. Denunciados por ello, y por haber enterrado clandestinamente en su propia casa a los mártires San Juan y San Pablo, el emperador, tras inhumar los cuerpos y, para evitar un tumulto del pueblo, confiscó a Flaviano todos sus bienes y lo desterró, muriendo fuera de Roma. Se cree que fue un tal Aproniano quien denunció…

  • Iglesia de Santa Bibiana

    IGLESIA DE SANTA BIBIANA

    La iglesia de Santa Bibiana fue consagrada por el papa Simplicio en 468. Estaba sobre los restos de otra menor, que al parecer construyó en 363 la matrona Olimpina Flaviana, sobre la casa paterna donde vivió Santa Bibiana. En esa misma casa fue enterrada tras haber sido azotada hasta la muerte durante la persecución cristiana de tiempos de Juliano el Apóstata (361-363). En el siglo VI, la iglesia estaba flanqueada por un cementerio (donde descansaban más de 10.000 cuerpos de mártires). Era conocida como “ad ursum pileatum“ (el oso encapuchado), tal vez por alguna casa que ostentaba un oso con un casco en la cabeza. En 1224, el Papa Honorio…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad