DIOS MITRA
PERSONAJES

MITRA

Mitra, o Mithra, era un dios indo-iraní. En la antigua Persia (Irán) aparece ya mencionado, en el 1.400 a.C., en un tratado entre los hitita y los mitani, y en su Avesta (libro sagrado del Zoroastrismo) aparece como un dios benéfico (“juez de las almas”), responsable de dar protección ante los enemigos.

Por otra parte, en la India, en los himnos védicos, aparece asociado a su hermano gemelo Váruna (“dios de la luz”). Se le relacionaba con los juramentos, las promesas, los contratos, la honestidad, la amistad y los encuentros, y se le tenía por el “suave sol del alba”.

EL CULTO A MITRA EN ROMA: EL MITRAISMO

En contraposición con las creencias romanas, que emanaban del Olimpo griego (donde se pactaba con los dioses para recibir un bien o una compensación), a finales del siglo II a.C. comenzaron a extenderse los cultos monoteístas, sobre todo los orientales o mistéricos, que fueron recibidos en Roma como una bocanada de aire fresco. El Mitraísmo daba a los romanos, especialmente a los soldados, que vivían situaciones de continuo peligro, un nuevo sentido a su existencia, anunciando otra vida después de la muerte y asegurando a sus fieles la inmortalidad en el otro mundo.

Se cree que fue a partir del año 62 a.C. cuando los romanos incorporaron su culto al panteón de dioses patrios, posiblemente tras las campañas orientales contra los partos y los disturbios de Jerusalén. Quizás también por la masiva llegada a Roma de esclavos procedentes de esas regiones. O bien por directa influencia griega, donde ya Alejandro Magno se sintió atraído por lo «exótico» del nuevo culto, que hasta le llevó a adoptar la costumbre oriental de portar una antorcha con el Fuego Sagrado delante de las cohortes macedónicas. Esa costumbre, como manifestación de la perpetuidad del poder, la asimilaron también los romanos.

El Mitraísmo poseía una solidez religiosa que durante casi cinco siglos compitió contra otras religiones nacientes y, aunque no fue un culto de masas, a finales del siglo I su culto estaba ampliamente arraigado, sobre todo entre la milicia y los comerciantes romanos.

Los romanos, pese a que mantuvieron la apariencia de Mitra (el gorro frigio –persa o medo, además del pantalón propio iraní, el anaxyrides, una túnica corta, manicata, y una capa), proveyeron a este dios de características alejadas del vedismo hindú y de los persas y, a partir de él, lo transformaron en una religión conocida como Mitraísmo, con un fuerte carácter esotérico. Estaba basada en sociedades secretas cuyo credo iniciático exaltaba el coraje, la honestidad y el arrojo personal, lo que propició una fuerte inserción en las legiones romanas.

EL MITO DE MITRA

En su versión romana, el mito refiere que Mitra, en el origen del tiempo, nació de una roca (Deus ex petra natus), o en una cueva al borde de un manantial. Nace por su sola voluntad, y ve la luz en el solsticio de invierno, portando ya en sus manos una daga y una antorcha. Hasta él acuden unos pastores para adorarlo, guiados por una estrella.

La tierra, entonces, se desarrollaba con lentitud debido a la sequía propiciada por la acción del Sol. Mitra se enfrenta a él y, tras vencerlo, acaban haciendo las paces. El Sol le ofrece una corona hecha con sus rayos y sellan su amistad y mutua confianza dándose la mano, evidenciando así que no portaban armas ocultas. Este gesto ha llegado hasta nuestros días, si bien reducido a mera cortesía.

 

mitra y el sol

 

Al ser una religión mistérica basada en la transmisión oral, de iniciado a iniciado, donde los adeptos estaban obligados a mantener secretos los rituales de su culto, su conocimiento procede, sobre todo, de la iconografía que decoraba los Mitreos. Éstos son verdaderas evidencias arqueológicas halladas a lo largo y ancho de todo el Imperio, desde la India hasta Escocia. La mayoría de los Mitreos han llegado hasta nosotros intactos, pues, al ser inamovibles los objetos de culto y verse obligados a abandonarlos, bien por guerras, invasiones o persecuciones, optaron por preservar sus objetos sagrados de la manera más efectiva: ocultando los Mitreos tapando todos sus accesos.

Según esa iconografía, el mito prosigue de la siguiente manera:

En su heroica empresa, Mitra caza un toro (cuyos cuernos son la luna) y lo lleva cargándolo sobre sus hombros. Pero el toro consigue huir y el Sol, advirtiéndolo, y consciente del acuerdo entre ambos, le envía como mensajero un cuervo con el encargo de matarlo.

Ayudado por un perro, Mitra captura de nuevo al toro y lo lleva a una cueva (spelunca). Lo sujeta por la rana y le clava un cuchillo en el costado (aunque con disgusto, pues Mitra desvía la mirada de su acción), mientras el perro colabora en la acción mordiendo al toro en el cuello. Del cuerpo del toro nacen todas las plantas beneficiosas para el hombre: de la columna vertebral nace el grano, fruto de la regeneración espiritual (en las representaciones, la cola del toro suele terminar en forma de una gran espiga de trigo, símbolo de la fertilidad el “pan de vida” o “alimento de la inmortalidad”) y de su sangre, el vino (la bebida sagrada que simboliza el conocimiento).

 

dios mitra

 

Con la muerte del toro y el vertido de su sangre surge la vegetación. Pero Ahrimán, que en el culto a Mitra representaría al “dios del Mal”, envía una serpiente y un escorpión para contrarrestar esta profusión de vida. El escorpión intenta herir los testículos del toro para apropiarse del contenido vital contenido en su semen mientras la serpiente pretende beber su sangre, pero en vano. Finalmente, el toro asciende a la Luna, dando origen a todas las especies animales.

Por la iconografía hallada, sabemos que la Tauroctonía es el icono central y fundamental del Mistraísmo. Es el momento en que el dios Mitra mata al toro.

 

mitra y el toro

 

En las arcaicas culturas egipcias, micénicas y minoicas, el toro era considerado (sobre todo el toro bravo) como contenedor de una energía transformadora. Por ello fue el animal propicio para los sacrificios, dando su sangre para la salvación o evolución del espíritu. Quienes bebían su sangre y comían su carne se regeneraban, transfigurándose en nuevos hombres, en una especie de semi-dioses.

LA TAUROCTONÍA

El sacrificio del toro se desarrolla en la cueva, y en la iconografía están presentes el Sol, la Luna y, frecuentemente, los signos del Zodiaco y los planetas, lo que parece reforzar el aspecto cósmico del sacrificio del toro.

En algunas ocasiones también aparecen junto al borde inferior un león (emblema del fuego) y una crátera (emblema del agua), que, junto a la serpiente (emblema de la tierra), representan conjuntamente la lucha de los elementos a los que los devotos de Mitra rendían culto. Así lo muestran las múltiples representaciones halladas, bien en relieves en los muros, pintadas directamente en la pared, o en esculturas.

A menudo la deidad se representa flanqueada por dos jóvenes, vestidos con atuendos similares a los del dios, pero sin serlo (por ello aparecen en menor tamaño). Son los llamados dadóforos, los portadores de la antorcha.

Cautes la sostiene alzada, simbolizando el amanecer (Orto), mientras que Cautopates la lleva bajada, indicando el declinar del día (Ocaso). Su presencia representa el ciclo vital: el calor luminoso de la vida y el frío de la muerte.

 

dios mitra

 

La Tauroctonía es la representación de Mitra como un dios tan poderoso que es capaz de transformar el orden mismo del Universo. Mitra, dios y hombre a la vez, enseñaba a liberarse del mundo, del tiempo y de la muerte, y a alcanzar la deificación en el cielo.

El toro sería el símbolo de la constelación de Tauro, y su sacrificio simbolizaría este cambio, causado, según los creyentes, por la omnipotencia de su dios. Todo ello en consonancia con los animales que acompañan la escena: perro, serpiente, cuervo, escorpión, león, el toro y la copa, que se interpretan como las constelaciones de Canis Minor, Hydra, Corvus, Escorpio, Leo, Tauro y Acuario, todas ellas en el ecuador celeste durante la era de Tauro, lo que explicaría la profusión de esas imágenes en la iconografía mitraica.

Es más, la capa que arropa al dios Mitra, siempre azul y ondeando al viento, suele estar jalonada con 7 estrellas. Ello puede ser en posible referencia a esas constelaciones. O también los planetas entonces conocidos. Quizá a los diferentes grados iniciáticos de sus adeptos…

Conviene recordar que ya entre los sumerios y los primitivos indo-arios, el numero 7 encerraba el misterio de lo desconocido, la ansiedad, tras haber completado un ciclo, por conocer cómo habría de ser el siguiente. Arcaicamente era considerado un número mágico, pues se compone del sagrado nº 3 (la perfección) y del terrenal nº 4 (en referencia a los cuatro elementos y los cuatro puntos cardinales). El nº 7 es el puente entre el cielo y la tierra, y representa la totalidad del universo en movimiento, de ahí que su simbología ocupe un lugar preeminente en el culto a Mitra.

MITREOS Y LOS MISTERIOS DE MITRA

Su culto se realizaba en los Mitreos (Mithraeum), originariamente cavernas naturales, pues la cueva (spelunca) representaba la bóveda celeste (el Universo), adonde entra el alma para su vida mortal y de la que sale para llegar a la inmortalidad.

 

Mitreo de la Basílica de San Clemente

 

Los misterios de Mitra pretendían que los iniciados participaran del misterio del descenso del alma al mundo y su posterior regreso a su origen inmortal y luminoso. Más adelante, imitándolas, fueron construcciones artificiales, siempre oscuras y carentes de ventanas (aunque algunas tenían una claraboya sobre la bóveda, posiblemente para proporcionar una tenue luz interior). Tenían capacidad limitada, pues la mayor parte de ellos no podrían acoger a más de 30 ó 40 adeptos.

En un Mitreo típico pueden distinguirse 3 espacios diferenciados:

 

  • Antecámara (Vestibulum). Era una pequeña antesala que hacía las veces de vestidor.

 

  • Cueva (Spelunca). Era una sala alargada, casi siempre bajo del nivel del suelo, a la que generalmente se descendía por una escalera de 7 peldaños. Solía estar decorada con pinturas y tenía dos bancadas a lo largo de cada una de las paredes largas. Aquí se reunían los adeptos y participaban de los banquetes sagrados.

 

  • Santuario. Era un ábside situado al fondo de la cueva, generalmente elevado y al que se accedía subiendo 3 pequeños peldaños. En él se ubicaban el altar y la imagen de Mitra, normalmente representada en el acto de matar al toro sagrado (Tauroctonía).

 

El acto central del culto mitraico era el ágape, rememoración del mítico banquete sagrado celebrado por Mitra con el Sol tras vencer al toro. El banquete era presidido por el Padre (Pater) junto con el Corredor del Sol (Heliodromus), en representación de Mitra y del Sol respectivamente.

Podría considerarse como un acto exclusivo entre ambos dioses, pero los adeptos, siguiendo el ejemplo de sus dioses, participaban de él, si bien realmente sólo lo hacían los del nivel más elevado, actuando los demás como acólitos o sirvientes del banquete.

Aunque presumiblemente las viandas principales fuesen la carne y la sangre del toro sacrificado, los restos hallados apuntan a que en la mayoría de los casos no se sacrificaba una víctima tan importante, pues han sido hallados más restos de aves que de toros. Lo que sí formaba parte del banquete sagrado eran el pan y el vino, en posible sustitución de la carne y de la sangre del toro, y quienes participaban de él estaban llamados a resucitar después de la muerte.

Siguiendo el mito, cuando concluye el banquete, con el que clausura su obra en la tierra, Mitra sube al carro del Sol. Éste, como Ser Supremo, lo eleva hasta el Cielo, y allí comparte con él el dominio universal.

En el culto romano de los misterios de Mitra existían 7 niveles iniciáticos. Estos permitían a los neófitos ir recorriendo, a través de los 7 cielos, el camino de retorno al Origen del alma, deshaciendo el camino que ésta había descendido al encarnarse en el nacimiento. Presumiblemente, esos 7 niveles iniciáticos estaban relacionados con los 7 planetas entonces conocidos: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Luna, Sol y Saturno, en este mismo orden.

En la escatología del hombre, una infinita multitud de almas pre-existió en los cielos etéreos y de allí descendieron para habitar en los cuerpos de los hombres. Al descender, pasan por las esferas gobernadas por los planetas y reciben de ellos ciertas cualidades, cuya proporción determina el carácter del hombre:

 

  • Mercurio: de él se reciben otros deseos.
  • Venus: el apetito sensual.
  • Marte: la combatividad.
  • Júpiter: la ambición.
  • Luna: la energía vital.
  • Sol: los poderes intelectuales.
  • Saturno: la disposición determinante.

 

A la muerte, el juicio de Mitra decide el destino del alma. Si es regresar al cielo, el alma es capacitada por el salvador Mitra para satisfacer al guardián de la puerta de cada esfera, donde abandona las cualidades recibidas en su descenso y así pasa a la esfera octava para disfrutar de la vida con Mitra.

La consumación final será la destrucción del mundo. Entonces, Mitra descenderá y despertará a todos los hombres a la vida, separará a los buenos de los malos. Sacrificará al toro y dará la carne mezclada con vino a los buenos y así los inmortalizará, mientras que un fuego consumirá a los malos, incluyendo a Ahrimán y sus demonios.

Los niveles, conocidos gracias a un texto de San Jerónimo y confirmados por varias inscripciones halladas, estaban conformados en una estructura piramidal donde la mayoría de sus miembros solían alcanzar el cuarto nivel (Leo). Sólo unos pocos escogidos accedían a los superiores.

En los ritos, los iniciados llevaban máscaras de animales relativas a su nivel de iniciación. Se dividían en dos grupos: los “servidores”, por debajo del grado de Leo y los “participantes”, el resto.

Estos niveles son, de mayor a menor:

 

1. Corax  (Cuervo/Mercurio)

El cuervo era el mensajero del Sol. Al igual que el buitre, es un animal que puede comer carroña sin que la regurgite o le produzca indigestión. Transmuta lo nocivo en algo útil y nutritivo. De ahí que ocupe el primer nivel iniciático, que posiblemente pudo estar reservado incluso a los niños.

Para acceder a él se bautizaba al neófito con agua para purificarlo de sus pecados y se le comunicaba un mantra que debía repetir. Con este acto de iniciación se simbolizaba la muerte del adepto en este mundo y su entrada a una nueva vida espiritual.

 

 

Su función en las reuniones era la de “servidores” en el culto.

 

2. Nymphus (Novio o Crisálida/Venus)

Era el segundo nivel, donde el neófito, también llamado Cryphius (Oculto), probablemente adolescente, se convierte en novio de Mitra. Como tal, se compromete a permanecer célibe y dedicado al culto.

En su iniciación ofrece a Mitra una crátera (copa o cáliz) de agua como símbolo de su amor. El Nymphus lleva un velo y porta una lámpara, simbolizando así su incapacidad para ver la luz de la Verdad.

 

 

Junto a los Corax, actuaban como “servidores”.

 

3. Miles (Soldado/Marte)

Es el último de los grados “inferiores”. Al neófito, desnudo, arrodillado, con los ojos vendados y las manos atadas, se le coloca una corona en la cabeza y se procede a cortar las ataduras. Luego aparta la corona de la cabeza, la sitúa sobre su hombro y exclama: «Mitra es mi única corona». De esta manera, rechaza simbólicamente la corona del reino de lo material (quedando liberado de lo mundanal).

Es donde comienza realmente el combate espiritual contra su propio “ego” e inicia su sumisión a Mitra. Al nuevo soldado se le marca, al hierro, una cruz en la frente. Ésta pudo ser una esvástica, símbolo ario representativo de la manifestación dinámica del universo. O quizá una sencilla cruz de dos brazos iguales, representativa del Sol como centro del orbe.

 

 

Sus atributos eran la corona, la espada y el gorro frigio.

 

4. Leo (León/Júpiter)

Es el primer nivel de los “elevados”, donde el adepto adquiere un compromiso definitivo con la comunidad. Presumiblemente llevase aparejado un cambio de nombre (al igual que sucedería en los monacatos cristianos).

Al adepto se le purifican sus manos y su boca con miel, pues el agua es incompatible con el fuego, al que pertenece el neófito y al que queda asociado.

La miel era una sustancia considerada divina y que simbolizaba la protección ante cualquier filtración externa.

Los leones llevan la comida preparada por los grados inferiores, el ágape sagrado, y participan en él. También cuidan el fuego sagrado y ofrecen el incienso.

 

 

Sus símbolos son el rayo (símbolo también de Júpiter), la lanza y un sistro (instrumento musical de percusión, símbolo también de Isis).

 

5. Perses (Persa/Luna)

Aquí el iniciado vuelve a ser “purificado” con miel y se le impone un manto blanco y amarillo.

Como símbolo, se le entrega una daga (que representa la usada por Perseo para decapitar a la Gorgona). Ello implica que el neófito ha de proseguir la lucha hasta destruir los instintos inferiores de su ser (los animales).

 

 

Sus símbolos son el planeta Venus, la luna, el arado y la espada. Son posibles referencias a la fertilidad de la tierra y a la protección de las cosechas o de los frutos.

 

6. Heliodromus (Emisario Solar/Sol)

En este nivel el iniciado es el representante del Sol en el banquete sagrado. Se sienta junto al Pater, que preside en representación de Mitra.  Se caracteriza porque va vestido con una túnica roja (color del Sol y de la sangre).

Su iniciación posiblemente tuviera lugar al alba, justo cuando cantaban los gallos y poco antes de amanecer, para que cuando saliera el sol ya fuese un iniciado del sexto grado y, así, poder vislumbrar la luz.

 

 

Sus atributos simbólicos son: una corona de 7 rayos, el látigo y una antorcha encendida.

 

7. Pater  (Padre/Saturno)

Es el grado más elevado. El Pater es el maestro espiritual de la comunidad. Va revestido con una túnica roja, con mangas adornadas de amarillo, y lleva en la cabeza un gorro frigio, también de color rojo.

Junto al Heliodromus, preside los banquetes rituales personificando a Mitra.

Como símbolos de su nivel, de su hombro cuelga una pátera (un cuenco que, en su sentido gnóstico, es símbolo de pobreza espiritual). También porta un bastón y una hoz.

 

 

EVOLUCIÓN DEL MITRAISMO

Las mujeres estaban excluidas de los misterios de Mitra. En cuanto a los varones, presumiblemente no se requería una edad mínima para ser admitido, e incluso fueron iniciados varios niños. La lengua utilizada en los rituales era el griego, con algunas fórmulas en persa (seguramente incomprensibles para la mayoría). Progresivamente se fue introduciendo el latín. Sus miembros, entre sí, se llamaban fratres (hermanos), y se consideraban iguales entre ellos, ya fuesen libres o esclavos, ricos o pobres, nobles o plebeyos. Pese a que las comunidades mitraicas se mantenían con voluntarias contribuciones de sus adeptos, generalmente eran los ricos quienes sufragaban la mayoría de los gastos.

En algún momento de la evolución del Mitraísmo se utilizó también el rito del Taurobolium, o bautismo de los fieles con la sangre del toro recién sacrificado, practicado también por otras religiones orientales. Así lo confirma el Padre de la Iglesia Tertuliano, quien refiere igualmente la severa condena cristiana a estas prácticas paganas.

 

Taurobolium

 

A finales del siglo III se produjo un sincretismo entre la religión mitraica y ciertos cultos solares de procedencia oriental, que cristalizaron en la nueva religión del Sol Invictus. Esta religión fue establecida en el año 274 como oficial en el Imperio por el emperador Aureliano. No obstante, este sincretismo no conllevó la desaparición del Mitraísmo, que siguió existiendo como culto “no oficial”. Muchos de los senadores de la época profesaron al tiempo el Mitraísmo y la religión del Sol Invictus.

Aunque no hay constancia fehaciente, se acepta el nacimiento de Mitra el 25 de diciembre (coincidiendo aproximadamente con el solsticio de invierno), y en esa fecha se conmemoraba. Los adeptos de Mitra sacralizaban también el domingo (día del Sol), al igual que los días 16 de cada mes.

Pese a las múltiples coincidencias entre Mitraísmo y Cristianismo, sería inexacto concluir que el cristianismo primitivo lo copió todo del Mitraísmo, por ser posterior a él, pues también pudo suceder lo contrario. Sobre todo, teniendo en cuenta que el mitraísmo empieza su auge en Roma a lo largo del siglo I d.C., al igual que el cristianismo. Sea como fuere, lo cierto es que ambas religiones mantienen reglas estrictas, proclaman la vida después de la muerte y observan similares ritos litúrgicos. Además, promueven la igualdad, la hermandad y la ayuda mutua entre los hermanos. Esto hacía que sus seguidores pudieran sentirse igualmente atraídos por ambos cultos.

Sin embargo, las pérdidas territoriales que el Imperio sufrió como consecuencia de las invasiones bárbaras, y que afectaron a territorios fronterizos, donde el culto estaba muy arraigado, marcaron el comienzo de la decadencia del Mitraísmo.

Bajo Constantino se le retiró el favor imperial y el Cristianismo demandó la represión del culto, lo que le restó muchos adeptos. Un panegírico romano del año 362 dice que bajo Constancio nadie se atrevía a mirar al Sol y que los labradores tenían temor de observar los astros. Ello sugiere no sólo la persecución activa del Mistraísmo, sino también implica que esos objetos quedaron asociados con la adoración pagana. Incluso hubo momentos en que la persecución fue sangrienta, pues los restos han demostrado que sus correligionarios fueron en ocasiones degollados y sus cuerpos enterrados en los propios mitreos para profanar esos lugares.

Finalmente, durante el siglo IV el Cristianismo desplazó al Mitraísmo hasta convertirse en la única religión oficial del Imperio con Teodosio (379-395). Presumiblemente tuvo mucho que ver en ello la exclusión de las mujeres, que sí tenían derecho a participar en el culto cristiano.

Pese a que hubo algunos intentos de revitalizar el culto de Mitra, sobre todo por parte de Juliano el Apóstata (361-363) y del usurpador Eugenio (392-394), no tuvieron demasiado éxito. El Mitraísmo quedó formalmente prohibido desde el año 391, aunque es posible que perviviera clandestinamente durante algunas décadas más.

Aunque la mayor concentración de Mitreos (algunos convertidos en criptas bajo iglesias cristianas) se encuentra en la capital, Roma, se han hallado otros muchos repartidos por todos los países cuyos territorios pertenecieron al Imperio Romano. La mayoría de ellos en relación directa con cuarteles e instalaciones militares.

En el año 1857, bajo la iglesia de San Clemente de Letrán, en Roma, se encontraron restos de una construcción que habría sido una iglesia oculta de los primeros cristianos y que había sido erigida sobre un pequeño Mithraeum que permaneció en uso hasta finales del siglo III.

En el año 2000, se halló un excelente Mitreo bajo la Cripta Balbi (donde estuvieran el teatro y pórtico de Cornelio Balbo). Por sus dimensiones es, hasta el día de hoy, el Mitreo más grande de todo el Imperio. Tiene 31,5 metros de largo y 12 metros de ancho.

Otro Mitreo famoso es de las Termas de Caracalla, el segundo de mayor tamaño de Roma. Tiene 23 metros de largo y 9,70 metros de ancho.

En 1932, cuando se realizaban obras para el Palacio de la Ópera, se halló un Mithraeum (del siglo II) bajo donde en su día estuvieron ubicadas las Carceles de salida del Circo Máximo. Es un bellísimo complejo, uno de los más grandes de Roma.

Pero el de la Basílica Santa Prisca, de entre todos los templos de Mitra hallados en Roma, es el más completo. En su excelente estado de conservación, se evidencia como un verdadero y propio «Santuario Mitraico».

 

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: María Méndez Benítez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad