PÓRTICO DE LOS DIOSES CONSEJEROS
ROMA ARCAICA

PÓRTICO DE LOS DIOSES CONSEJEROS

El Porticus Deorum Consentium es también conocido como Pórtico de los Dei Consentes (Pórtico de los Dioses Consejeros). Se encuentra en el extremo Noroeste del Foro Romano. Está situado entre los antiguos templos de Vespasiano (Aedes Vespasiani) y de Saturno (Aedes Saturni), a los pies del Tabularium.

Albergaba 12 estatuas doradas de los Dioses Consejeros (6 dioses y 6 diosas), presumiblemente dispuestas en pares:

 

  • Júpiter y Juno.
  • Minerva y Neptuno.
  • Apolo y Diana.
  • Venus y Marte.
  • Vulcano y Vesta.
  • Ceres y Mercurio.

 

Posiblemente estuvieran dirigidos por los tres primeros, quienes conformaban los pilares fundamentales de la religión romana. Eran la peculiar Triada Capitolina que se veneraba en el cercano Templo de Júpiter Óptimo Máximo.

El historiador Varro ya mencionaba en el siglo IV a.C. la presencia de esas doce estatuas en el Foro. Eran fruto de la incorporación al panteón romano de las doce máximas divinidades del Olimpo griego (Dodekatheon). También el poeta Ennius se refirió a ellas un siglo más tarde, atestiguando asimismo su presencia.

Aunque los antiguos romanos tenían miles de dioses, los Dei ConsentesConsejo de Deidades») fueron los doce dioses más poderosos de la Antigua Roma. El equilibrio que representó su presencia pareada (masculina y femenina) los dotó de la máxima autoridad. Los romanos los tenían por los máximos protectores, especialmente implacables contra quienes pretendiesen dañar a la antigua Roma o a sus ciudadanos.

Es posible que su culto en Roma se deba a reminiscencias astrológicas etruscas (importadas del mundo griego), y no sería inconcebible que su nombre derive del verbo aconsum y esté relacionado con el ancestral Conso (Consus), dios vernáculo romano tenido por consejero e inspirador de decisiones. Así lo establece Arnobio, quien refiere que los etruscos tenían un conjunto de doce deidades (seis masculinas y seis femeninas) que llamaron “consejeros” (Dei Consentes) y “cómplices” (Dei Complices) porque salían y se ocultaban juntas, y actuaban como consejeras de Júpiter.

Su presencia en pleno Foro, donde los antiguos augures ejercían sus ritos y cultos, puede entenderse por su proximidad al Comitium (Comicio), a los Rostra (Tribuna de oradores), e incluso al Mundus (en el Umblicus Urbis Romae, el lugar donde confluían los tres mundos: celestial, terrenal e infernal).

La sección adjunta del plano del Foro Romano permite localizar su ubicación y ayuda a entender y comprender el papel que desempeñaban los doce Dioses Consejeros en el entorno circundante.

 

foro romano

 

Aquí, en el Pórtico de los Dioses Consejeros, era donde tenían lugar los Lectisternium.

Emulando los ritos griegos, los lectisternium eran unos suntuosos banquetes públicos que los romanos, con ocasión de grandes calamidades, ofrecían a los dioses como rito expiatorio, o propiciatorio, para obtener su beneplácito. Sacaban las estatuas de los dioses de sus nichos o pedestales y las disponían, como si realmente se tratara de comensales, ante a una mesa repleta de los más delicados manjares, a cuyo festín se les invitaba a participar.

Aunque ignoramos el momento de la construcción del Porticus Deorum Consentium, probablemente fue ampliado en el siglo III a.C. y modificado entre finales del siglo I y comienzos del II d.C. (época de Flavio-Trajano-Adriano). No obstante, en una inscripción hallada en el arquitrabe consta que fue reconstruido en el año 367 d.C. por el senador Vettius Agorius Praetextatus, entonces Prefecto de la ciudad.

Esta reconstrucción del 367, cuatro años después de la muerte del emperador Juliano “el Apóstata”, cuando el cristianismo se había erigido como religión oficial del Imperio y los demás cultos habían quedado prohibidos por ley más de una década antes, bien pudiera haber sido una última tentativa de restaurar el paganismo en la convulsa Roma del siglo IV, entonces gobernada por Valentiniano I.

 

pórtico de los dioses consejeros

 

Aunque fuese una simple restauración de las estatuas dañadas y una renovación del culto, fue un gesto simbólico, toda vez que los Dei Consentes eran también los dioses protectores del Senado, y, por tanto, se usaban para “equilibrar” el poder del emperador (quien, paradójicamente, no aparece nombrado en la inscripción). Por ello, esa reconstrucción se consideró como un acto intencionado del senador Praetextatus, de acusada fidelidad a la tradicional religión romana, con el fin de reimpulsar y propagar su acérrima ideología pagana, en evidente contraposición al pujante cristianismo de entonces.

Sea como fuere, lo cierto es que el Pórtico de los Dioses Consejeros se considera el último gran monumento dedicado al culto pagano en Roma.

Con el tiempo devino progresivamente en ruinas y, con el paso de los siglos, quedó sepultado.

En 1834 sus restos salieron a la luz. Se halló una subestructura elevada de dos cuerpos que se unían en ángulo obtuso y, sobre ella, una plataforma pavimentada con mármol. El nivel inferior contiene, al menos, 7 tabernáculos enterrados que aún no se han excavado. En el nivel superior se disponen 8 pequeñas habitaciones contiguas (de 4 m. de altura y 3,70 m. de profundidad) de hormigón revestido de ladrillo. En seis de ellas es probable que se expusieran, por parejas, las estatuas de bronce dorado de los doce Dei Consentes.

Frente a toda esta subestructura se halló, derrumbado, un pórtico de 12 columnas estriadas de mármol veteado verde (procedentes de Karystos–Éubea, Grecia), con capiteles corintios decorados con trofeos, que sostenían un entablamento. Pese a que la columnata se restauró, la mayor parte del entablamento y cuatro de las columnas son antiguos.

Lo que hoy vemos del Pórtico de los Dioses Consejeros se corresponde con el aspecto que tuvo tras la última reconstrucción del año 367 d.C. Es fruto de una restauración de 1858 (con más adiciones en la primera mitad del siglo XX). La restauracion se efectuó con técnicas de anastilosis: una reconstrucción a partir del estudio de los elementos arquitectónicos hallados que lo componían.

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: María Méndez Benítez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad